Vandana Shiva: la “Democracia de la Tierra”

Escribía yo, en mi anterior entrada —sobre el “decrecimiento”— que no sé si laIMG_20131106_212249 globalización es, en conjunto, fundamento de una perversidad absoluta. Pero la lectura del Manifiesto para una Democracia de la Tierra de la filósofa, científica y activista Vandana Shiva, su feroz crítica de la globalización empresarial y sus nefastas consecuencias me deja en una especie de shock antiglobalización.

Pero maticemos. La condena trazada en este extraordinario libro se ensambla sobre la base de un análisis concreto y profundo que desvela la iniquidad intrínseca a dicha globalización:

“[…] la globalización que se guía por la rentabilidad financiera genera culturas de exclusión, desposeimiento y escasez. De hecho, la transformación en mercancías que la globalización hace de todos los seres y recursos despoja a las especies diversas y a las personas de su parte legítima correspondiente del espacio ecológico, cultural, económico y político” (p. 11).

Recorre todo este libro la opinión, fundamentada en la práctica y expuesta a través de innumerables ejemplos y de escenarios reales (sobre todo de la India), de que las promesas globalizadoras de extensión de la democracia son una estafa: “Los mercados de la globalización empresarial no son abiertos: las reglas del comercio traspasan el control a los gigantes empresariales” (p. 93). De resultas de ello se derivan sociedades cerradas; dictaduras de los alimentos y el agua. (El lector no prevenido quedará horrorizado con los casos expuestos, como el de las fábricas de Coca-Cola en la India, cuya extracción ilegal de millones de litros de agua limpia hace descender el nivel freático, repercutiendo en cultivos y cosechas y creando situaciones de escasez, además de diezmar y contaminar las reservas de agua. En definitiva, la autora explica con detalle cómo la privatización y mercantilización por grandes corporaciones como Coca-Cola y Pepsi saquea los recursos hídricos. Otro asunto que estremecerá al lector lo constituye la biopiratería del trigo indio llevada a cabo por Monsanto; el monopolio de las semillas y los recursos genéticos de las plantas y la afrentosa y posterior sanción del uso comercial de simiente “no certificada” por los agricultores indios. Las grandes empresas patentan formas de vida y piratean el saber tradicional. Actitud perversa y criminal bien explicada por la autora).

“La globalización empresarial y las normas del comercio libre confieren inmunidad a las grandes sociedades anónimas y al capital frente a las regulaciones sociales y políticas de los ciudadanos y los gobiernos nacionales. Al desregular el comercio, la globalización empresarial traslada las decisiones sobre nuestra vida cotidiana fuera del ámbito de la democracia y las transfiere a la OMC, al FMI, al Banco Mundial, a Wall Street y a los consejos de administración de las grandes empresas. En la práctica, esto significa la muerte de la democracia económica”.

Para la autora, no es casual que la era de la globalización lo sea también de la crisis de la democracia. No en vano instituciones como la OMC, el Banco Mundial o el FMI imponen, en virtud del libre comercio, programas de ajuste estructural en contra de la voluntad de los ciudadanos. Así, los recursos de los pobres acaban siendo transferidos a los ricos y a las grandes empresas globales. Vandana Shiva propone, entre otras cosas, reinventar lo local frente a la agricultura industrial. Según ella, una democracia viva se construye sobre los siguientes aspectos:

  1. “Reinventar la ciudadanía y reclamar los ejidos para la comunidad”;
  2. “Reinventar el gobierno”;
  3. “Reinventar las instituciones y la gobernanza globales”.

La Democracia de la Tierra de Vandana Shiva es un proyecto intelectualmente agudo y de una ejecución inspirada en la sostenibilidad, la justicia y la paz. No es solo un concepto brillante, que recoge la riqueza de visiones antiguas y actuales, renovadas, sino un movimiento político que, según la autora, “ofrece nuevas libertades para actuar y pensar”, que cambia la visión de un mundo dominado por los mercados y lo militar por otra que integra de manera virtuosa lo ecológico, lo social, lo cultural… Es un hecho que el monopolio de los gigantes empresariales globales desarraiga y mata la vida. Pero la teoría y prácticas concretas de la Democracia de la Tierra demuestra que hay paradigmas alternativos a la devastación que funcionan. Entre tanto desastre medioambiental, este libro es un oasis: interpela a la esperanza. A la acción. A la cooperación.

[Imagen: foto propia]

Anuncios

2 comentarios en “Vandana Shiva: la “Democracia de la Tierra”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s