“La cuenta atrás. ¿Tenemos futuro en la Tierra?”

La cuenta atrásLa cuenta atrás es un sustancioso ensayo escrito con la fluidez de una novela naturalista… No contiene sin embargo un solo párrafo de ficción. Narra el estado de las cosas allí donde su autor ha viajado y estudiado los asuntos tratados; a saber: la explosión demográfica, la capacidad de carga de la Tierra y los programas de planificación familiar y control de poblaciones. Su autor ha recorrido el mundo tratando de averiguar, primero, en qué lugares el crecimiento de la población es una traba para el mismo acto de existir (nosotros y el mundo) y por qué; y segundo, qué tipo de medidas de control familiar se han implementado en dichos lugares, desde cuándo (sorprenderá al lector descubrir que la explosión demográfica, en tanto que problema ecológico, es un tema de largo recorrido) y si los resultados son coherentes, convenientes y positivos.

Primera prevención: el lector no encontrará en este libro soflamas demagógicas; no se trata de pontificar preceptos alarmistas ni de exhortar políticas polémicas (como la del hijo único en China). Se trata de escuchar a quienes llevan muchos años estudiando las consecuencias de una superpoblación en el sentido de aplazar los problemas sociales y ambientales de nuestro mundo. “Capacidad de carga” y “tasa de sustitución” son solo algunos de los conceptos más interesantes tratados en el texto. El libro es sobre todo descriptivo, expositivo, informativo, casi nunca preceptivo. Presenta lo que hay. Pero se compromete…

“El doctor G. S. Kalkat estaba hablando en la Universidad Guru Nanak Dev, en el estado indio del Punyab, cuando un estudiante le preguntó: —¿Cuáles cree usted que son los tres principales problemas que afronta la India? —La población, la población y la población —respondió él”.

Luego de años de estudio de situaciones, realidades y datos, y de entrevistar a científicos, economistas, demógrafos…, Weisman tiene derecho a escribir algo con lo que no es difícil avenirse una vez leída su obra:

“Exceptuando las erupciones volcánicas, hoy no hay emergencia en la Tierra que no esté o relacionada con, o agravada por, la presencia de más personas de lo que las condiciones pueden soportar”.

¿Conclusiones? El número de seres humanos de la Tierra debe reducirse (la manera de hacerlo es no engendrando por encima de la tasa de sustitución, calculada en función de cada país [pero tal vez no superior a dos vástagos]. Por tanto, controlando la natalidad con la universalización de los diversos métodos anticonceptivos). Además, la “economía de prosperidad sin crecimiento” es posible (de hecho, la promesa del crecimiento ilimitado no es más que una estafa insensata y suicida). Y, puesto que todos compartimos el medio ambiente y sus crisis, es preciso que superemos las diferencias políticas, culturales y sociales que nos dividen para idear juntos las soluciones.

En fin, me parece que no sería del todo justo tildar a su autor de “neomalthusianismo“, en sentido peyorativo, puesto que no actualiza sin más una supuesta vigencia de teorías poblacionales decimonónicas, sino que —como decimos— refiere el statu quo sobre la base de la lógica de los límites del crecimiento actual, el agotamiento de los recursos y la biología de poblaciones. A mi juicio, no es ideología. Es ciencia.

Bibliografía: WEISMAN, Alan: La cuenta atrás. ¿Tenemos futuro en la Tierra? Debate, 2014. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s